Fortalecimiento de la gestión efectiva en las áreas marinas protegidas del Pacífico colombiano

Duración

1 de junio de 2023 – 31 de diciembre de 2024

Ubicación

Áreas protegidas oceánicas del Pacífico colombiano

Aliados

Re:Wild, Bezos Earth Fund, Parques Nacionales Naturales de Colombia, Fundación Malpelo, INVEMAR, DIMAR y AUNAP

En la región biogeográfica conocida como Pacífico Oriental Tropical (POT), que se extiende desde el Golfo de California hasta el noroeste de Perú abarcando aproximadamente 21 millones de km2, Colombia posee 11 Áreas Marinas Protegidas (AMP), de las cuales tres son oceánicas, a saber, el Santuario de Fauna y Flora Malpelo, los Distritos Nacionales de Manejo Integrado Yuruparí-Malpelo y los DNMI Colinas y Lomas Submarinas de la Cuenca Pacífico norte. El archipiélago de Malpelo también hace parte del Corredor Marino del Pacífico Oriental Tropical, el cual se compone por la isla del Coco (Costa Rica), la isla de Coiba (Panamá), Isla Gorgona (Colombia), el archipiélago de Galápagos (Ecuador) y el archipiélago de Revillagigedo en México. Esta región biogeográfica abarca una gran diversidad de ecosistemas marinos con gran relevancia desde el punto de vista biológico, por lo que ha sido considerada como altamente prioritaria para la conservación de la biodiversidad marina; se registra la presencia de, al menos, 1.358 especies de peces de aguas costeras y someras, y si bien este número es bajo en comparación a otras áreas marinas del mundo, el nivel de endemismo es mucho más alto, llegando al 71% de la riqueza total.

Dada la importancia ecológica de la zona oceánica del Pacífico colombiano se han desarrollado diferentes esfuerzos de conservación que han permitido proteger sus condiciones naturales, previniendo y mitigando las presiones que lo impactan. Este proceso tuvo su primer hito en 1995 cuando se declaró como área protegida a Malpelo en la categoría de Santuario de Fauna y Flora; esta área ha sido objeto de varias ampliaciones que actualmente la ubican como el área protegida más grande del sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia, con casi cinco millones de hectáreas bajo conservación estricta. No obstante, el Estado colombiano, en los análisis de prioridades de conservación y con el propósito de cumplir la meta global de protección del 30% territorio marino y terrestre para el año 2030, determinó que se debían establecer otras figuras de preservación en el Pacífico colombiano, por lo que en 2017 se creó el Distrito Nacional de Manejo Integrado (DNMI) Yuruparí Malpelo y en 2022 se declaró el DNMI Colinas y Lomas Submarinas de la cuenca Pacífico norte, también en ese año se amplía el SFF Malpelo y el DNMI Yuruparí, constituyéndose en un mosaico oceánico de conservación.

Teniendo en cuenta el reto que representa la administración de estas mega-áreas protegidas, el Bezos Earth Fund y Re:Wild, a través de Fondo Acción, están apoyando a Parques Nacionales Naturales de Colombia para la construcción de los planes de manejo de los dos DNMI; así mismo, esta cooperación apoya la implementación de medidas de tempranas de manejo en las tres AMP, incluyendo al SFF Malpelo. El objetivo principal de este proyecto es la generación de insumos que permitan consolidar los planes de manejo, los portafolios de investigación y los programas de monitoreo; en este sentido, se busca promover un ambiente participativo para la construcción de los instrumentos de planificación del manejo involucrando a los diferentes actores e intereses alrededor de los DNMI, toda vez, que son áreas protegidas cuya categoría permite un uso sostenible (pesca industrial y artesanal). Adicional a lo anterior, el proyecto busca contribuir a la generación de conocimiento aplicado al manejo de las áreas marinas protegidas y el posicionamiento de las áreas protegidas en Colombia. Por último, es necesario destacar que los planes de manejo de las áreas protegidas son la hoja de ruta que determina las acciones de los tomadores de decisiones durante los próximos cinco años, por lo que son construidos con rigor técnico y de manera participativa, para sentar las bases del manejo efectivo de las áreas marinas protegidas.