Arte por el cambio climático

Arte por el cambio climático

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reveló en una encuesta hecha a 15.000 ciudadanos del mundo, que el 67% de los encuestados consideran que los desafíos más importantes a los que nos enfrentamos son el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

El cambio climático afecta al mundo, y Colombia es uno de los países más vulnerables a los efectos de este fenómeno debido a su posición geográfica. Según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, para el 2030 se estima que en el país al menos 2% de la población se verá afectada por inundaciones y, además, se espera una pérdida de cobertura de ecosistemas marinos y costeros como los manglares, convirtiendo a las zonas costeras e insulares del país en áreas altamente vulnerables a los impactos del cambio climático.

Desde hace varios años, el país ha sentido los efectos del cambio climático incluyendo tormentas, sequías y temperaturas extremas. Eventos y cifras que requieren de acciones para la mitigación y adaptación al cambio climático, no solo desde las instituciones, sino desde el sector privado y los ciudadanos.

Es importante acercar al ciudadano frente a la crisis climática a través de diferentes narrativas para sensibilizarlo y generar cambios en su vida diaria, con acciones  que aporten a la sostenibilidad ambiental.

El arte: un aliado frente al cambio climático

Una de estas narrativas es el arte. Una herramienta que tiene el poder de construir nuevas realidades, llevando a las personas a reflexionar y actuar de forma distinta frente al cambio climático.

Es por eso que desde el 2015, y a través del concurso CambiARTE, Fondo Acción, el Comité de Gestión Financiera del SISCLIMA y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) han unido esfuerzos con diferentes artistas para llevar el cambio climático a todos los ciudadanos y generar en ellos emociones y cuestionamientos y, con ello, motivarlos a un cambio de mentalidad y acciones.

 “Cuando se habla de acciones climáticas es fundamental la generación de cambios de comportamiento. Esto se puede lograr a través de procesos de educación, formación y sensibilización. Ahí es donde entra CambiARTE como una de las apuestas que hemos logrado consolidar para generar nuevas formas de comunicar y conectar a las personas con el entorno y con el planeta,” cuenta Elizabeth Valenzuela, directora técnica de Fondo Acción.

Durante sus 5 ediciones CambiARTE ha premiado 12 creadores cuyas propuestas han incluido talleres artísticos de sensibilización sobre el cambio climático, generando conexiones específicas con los ecosistemas, el agua, la energía y la comida; así como procesos de investigación y creación por parte de colectivos de artistas que han producido cómics, música, ilustraciones e instalaciones.

En su edición 2020, la convocatoria recibió más de 120 propuestas involucradas en diferentes modelos artísticos como las artes plásticas, textiles, literarias, musicales y escénicas de diferentes departamentos del país como Antioquia, Atlántico, Putumayo, Valle del Cauca, Cundinamarca y Boyacá, entre otros.

Después de un proceso de evaluación, se seleccionaron tres propuestas como las ganadoras, las cuales con el apoyo de CambiARTE podrán materializarse con el fin de concientizar y educar sobre el papel que tenemos todos frente al cambio climático.

Exposición de ganadores de CambiARTE 2017 en Manizales, Colombia. 

Buscando la memoria ambiental de La Purnia en Santander

El primer puesto de esta quinta edición se lo llevó el proyecto “Memoria Ambiental Campesina Revelada” del colectivo artístico compuesto por Natalia Ortíz, Daniel Céspedes y Ángela Celis.

Su propuesta se realizará en alianza a la Fundación La Purnia Campesina y el Bodeguero del Campo y trabajará de la mano con 25 mujeres y hombres campesinos, de la vereda La Purnia, municipio Los Santos, en Santander. Esta propuesta busca la reflexión y construcción de prácticas que fortalezcan la resiliencia local frente al cambio climático, enfocándose en alternativas productivas y distribución de consumo sostenible.

En este proceso se utilizará la fotografía a través de una técnica que permite el revelado con clorofila, para acompañar los ejercicios de narración de memoria de abuelos y abuelas de la vereda.

Defendiendo el agua de Barichara

El segundo puesto lo recibió la Fundación Cultural Ojo de Agua con su propuesta “Escuela de Comunicación Ambiental” que realizará en Barichara, Santander. Centrado en unir las artes escénicas y la comunicación, la organización desarrollará un trabajo de memoria colectiva sobre la protección y la defensa del agua en las veredas Paramito, San José Bajo, Sana Helena y Guayubí para posicionar en estas zonas la presencia del bosque seco tropical, la fauna y flora.

A través del cine, radio teatro, música y pintura, trabajarán con 80 personas en procesos de sensibilización, incluyendo niñas y niños, jóvenes y adultos. El equipo que realizará este proyecto cuenta con la participación de Emilce González, directora y tallerista en teatro y audiovisuales, Óscar Vesga, tallerista de cine y audiovisuales, Juliana Herrera, tallerista de radio teatro, Bibiana González, tallerista de voz, actuación y radio teatro y Juan Carlos Parada, tallerista de artes plásticas y elaboración de objetos.

Dejando lo que le pertenece al Mar en Santa Marta

El tercer puesto lo ganó el movimiento Ser marea” de la artista Laura Ceballos.  Su propuesta busca enseñar a niños, niñas y jóvenes del área de influencia del Parque Tayrona, en la vereda San Martín Guachaca, en Santa Marta, sobre la transformación de residuos con el diseño y desarrollo de una máquina trituradora de plástico que será movida con la energía del movimiento que generan dos bicicletas. En este movimiento también participan Laura Zarta, encargada de la capacitación del manejo de residuos, Andrés Garzón, fabricante y diseñador  y Lorena Serna, colaborados del proyecto.

Como parte de la propuesta, se recogerán vidrios que se han convertido en piedras con el paso del tiempo y escribirá en ellos frases de otros artistas que están concientizados con su entorno, un proceso hecho por medio del sandblasting (pulido en arena), para luego devolverlas al mar. De esta manera, buscan que otras personas reciban y lean estos mensajes. Además, por cada fragmento de vidrio que se devuelva al mar, el movimiento se compromete a recoger una bolsa de basura para reciclarla y transformarla en objetos creativos que le sirvan a la comunidad.

Junto a estas obras y movimientos artísticos, Fondo Acción, el Comité de Gestión Financiera del SISCLIMA y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) esperan promover un círculo virtuoso que motive más acción por el clima, desde la conciencia ambiental de nuestra responsabilidad y posibilidad de ser parte del cambio. ¡Recuerda que el cambio climático es conmigo, es contigo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
No Comments

Post A Comment