El pasado 29 de agosto de 2018, en el marco del VII Festival de la Palabra Caro y Cuervo, fueron seleccionados los finalistas del IV Concurso de Cuento Caro y Cuervo, una iniciativa de la Asociación de Amigos del Instituto Caro y Cuervo (AAICC) apoyada por el Ministerio de Cultura y el Instituto Caro y Cuervo, a la cual se sumó Fondo Acción con una categoría dirigida a estudiantes de los grados 9º, 10º y 11º de educación superior.

La cultura por la conciencia ambiental

Trabajar por la conservación de la naturaleza y la vida en todas sus formas implica pensar en el futuro. Lo que hacemos hoy determina cómo será el mundo que habitarán individuos que incluso aún no han nacido. Creemos que vale la pena construirlo pensando en que las posibilidades de usar los recursos no se limitan al presente y que somos capaces de inventar soluciones desde la tecnología y la cultura para abordar los problemas actuales.

Las historias que nos contamos también sirven para cambiar el presente y para configurar futuros alternativos. Allí radica el poder que tiene el arte para estimular el cambio social. En Fondo Acción creemos que la música, la literatura, el teatro, la fotografía, todas las formas artísticas, tienen un potencial enorme para tocar a las personas, para comunicar temas ambientales de maneras creativas y para estimular los cambios de comportamiento que requiere nuestra sociedad de manera inmediata.

Otros futuros posibles a través del cuento

Por esa razón nos unimos al Concurso de Cuento Caro y Cuervo e invitamos a estudiantes de grados noveno, décimo y décimo primero de educación superior a escribir un relato que les permitiera imaginar el 2081. Sabíamos que concebir relatos de ciencia ficción era exigente, sobre todo para el rango de edad escogido, pero la respuesta fue mucho mayor a la esperada. Recibimos más de 400 cuentos de distintas regiones, donde la mayor participación estuvo en el segmento de 15-16 años; con ayuda de lectores voluntarios, preseleccionamos 42.

Casi sin excepción, el futuro del planeta descrito en estos 42 relatos es gris y pesimista: escasez de agua, polución del aire y contaminación de suelos, guerras devastadoras, estados autoritarios y tecnologías desbocadas que, en lugar de resolver problemas humanos, acentuaron la crisis ambiental y social de un planeta agobiado y sobreexplotado. Es evidente que los jóvenes investigaron sobre estos asuntos; algunos entraron incluso en descripciones detalladas de la criogenia, la robótica y la inteligencia artificial.

Ganadoras

En los tres cuentos finalistas encontramos un leit motif: el escape. En Deimos, de Sarha Lucía Torres Guevara, un grupo de emigrantes ambientales aborda una nave espacial para huir de la Tierra que colapsa en busca de una nueva oportunidad en una de las lunas de Marte. El dolor de la cordura inalcanzable, un relato más intimista de Nathalia Otero Santamaría, plantea una huida artificial del dolor y la frustración causada por una sociedad clasista y un planeta en crisis mediante pastillas de ilusión. Por último, En qué mundo crees vivir, Lucía Gómez Zambrano propone una fuga del presente caótico con el propósito de reaparecer en un incierto y futuro 2081.

Ganadoras IV Concurso de Cuento Caro y Cuervo

Trabajaremos con el colegio CAS Colombo American School del cuento ganador, Deimos, para desarrollar un proyecto educativo ambiental.